28 de junio de 2021

Un paso más cerca de la autorización del uso de insectos en aves y porcino.

El pasado 22 de junio la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria votó a favor de la modificación de la legislación, que hasta ahora, restringía el uso de insectos a animales de acuicultura.

Un proceso de autorización de varios años.

Actualmente el uso de Proteína Animal Transformada (PaT) de insectos en alimentación animal se encuentra restringido a la alimentación de especies de acuicultura y mascotas. 

Este pronunciamiento por parte de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria supone la continuación de un proceso legislativo que se inició hace años liderado por la asociación europea del sector (IPIFF).

Más recientemente, en abril de este año 2021 fueron los estados miembros los que por mayoría cualificada decidieron dar luz verde a la inclusión de los insectos en la alimentación de avicultura y porcicultura.

Las posibilidades del uso de insectos en avicultura y porcicultura.

Desde el punto de vista de producción animal, la harina de insectos y en particular, la harina de Tenebrio molitor, ofrece amplias posibilidades para su inclusión en distintas especies.

A pesar de que el primer paso en cuestiones legislativas se dio con los animales de acuicultura, la harina de insectos ofrece grandes posibilidades en multitud de especies animales, al tratarse de un ingrediente capaz de competir con aquellos de mayor calidad.

El potencial nutricional del tenebrio.

Desde el punto de vista nutricional, el principal producto obtenido, la harina de tenebrio, debido a sus elevados niveles de proteína (próximos al 70% en las harinas desgrasadas) se postula como una alternativa más sostenible a las mejores harinas de pescado.
 
Particularmente en el caso de avicultura y porcicultura, numerosos ensayos en producciones animales han demostrado grados de inclusión elevados en la dieta de estos animales sin perjudicar al rendimiento de las producciones animales.
 
 Ambas especies animales son omnívoras e incluyen de forma natural insectos en su dieta.

La harina de tenebrio como ingrediente funcional.

De forma complementaria a su aporte nutricional, la harina de tenebrio, gracias a la presencia de quitina. Este compuesto se encuentra presente de manera natural en el exoesqueleto de los insectos y puede contribuir a mejorar la salud de los animales en cuya alimentación se incluya. Entre otros, se ha probado un efecto positivo en el sistema inmune, que puede llegar a suponer una reducción de la mortalidad en edades tempranas.
 
Por este motivo, el uso de la harina de insectos en la actualidad se encuentra orientado a las primeras etapas del ciclo productivo y a aquellas fases en las que la alimentación sea más exigente, permitiendo así poner en valor todo aquello que el producto puede ofrecer en términos de nutrición y funcionalidad.

Próximos pasos de cara a la autorización en aves y porcino.

De acuerdo con la información publicada por IPIFF, durante las próximas semanas deberían de darse los siguientes pasos que permitan la autorización de su uso. 
 
Particularmente, está previsto que a finales de verano se produzca la autorización por parte de los comisarios de la Unión Europea, de forma que se haga efectiva la autorización a lo largo del próximo otoño.
 
Esta autorización supondrá un gran impulso para el sector de la producción de insectos pues abre oficialmente el acceso a un mercado que aglutina el consumo del 65% de la producción de piensos compuestos.